martes, 16 de febrero de 2010

LAS MUSAS SON OBJETOS QUE SE ABREN


Casa Tmolo. PYO arquitectos. Musa B + Musa C. Facetas abatidas.

Las musas son objetos mixtos, son objetos-sujetos. Como objetos detentan, al igual que los sujetos, su intimidad. No son muebles cotidianos. No se abren todos los días. Esconden promesas e historias.

Cuando una musa se cierra [se pliega], es devuelta a la comunidad de los objetos: pasa a ocupar su lugar en el espacio.

A veces, sin embargo... la musa se abre [se despliega]

Casa Tmolo. PYO arquitectos. Musa A. Vistas axonométricas (plegado-desplegado)

Desde el instante en el que se entreabre, el espacio que la rodea (el “exterior”) desaparece: todo es novedad, sorpresa, descubrimiento. El exterior pierde su significado. Las dimensiones del volumen del objeto se transforman al abrirse una nueva dimensión de carácter infinito: la intimidad.

Las musas se transforman así en objetos inmaginarios, generadores de hipótesis y de sueños. El interior de los muebles es alterado sin cesar por la fantasía. Abrimos un mueble y encontramos una casa. Una casa que se esconde dentro de un armario.

Four Muses dancing at Tmolo. PYO arquitectos.